Subir y bajar escaleras puede volverse increíblemente desafiante y peligroso para una persona mayor o cualquier persona con movilidad limitada. Las caídas suelen ser comunes en adultos mayores y una de las principales causas de lesiones a partir de los 65 años por lo que es conveniente hacer uso de elementos que ayuden a evitar este tipo de accidentes.

Los salvaescaleras son una excelente manera de reducir el riesgo de caídas y moverse en el hogar o en cualquier inmueble de manera segura mientras se mantiene la autonomía que permite a los adultos mayores envejecer cómoda y felizmente.

Vivir en casa sin asistencia puede no ser posible para muchas personas mayores o para aquellas con limitaciones en su movilidad. Sin embargo, millones de personas están aprendiendo a vivir de forma independiente a medida que crece la conciencia de los dispositivos de movilidad como las sillas salvaescaleras, los elevadores de escaleras y las soluciones de accesibilidad para el hogar.

Las sillas salvaescaleras son más comúnmente utilizadas por personas que tienen movilidad limitada como resultado de una lesión o enfermedad. 

Es importante comprender que una persona mayor no tiene que esperar a sufrir una lesión para beneficiarse del uso de una silla salvaescaleras. Los salvaescaleras se pueden utilizar para reducir la tensión en las rodillas y las caderas y así mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.

Si bien las limitaciones de movilidad pueden variar en gravedad, las sillas salvaescaleras son buenas opciones para las personas que pueden caminar y soportar peso pero que tienen movilidad limitada. Esto permitirá que la persona use la silla de manera segura.
Por el contrario, si la persona discapacitada utiliza principalmente una silla de ruedas, una plataforma elevadora o un buen elevador de escaleras puede ser una mejor solución, ya que permite que la persona permanezca sentada en la silla de ruedas mientras funciona el elevador.

consejo cuidado de mayores en domicilio

Tipos de elevadores de escaleras

Existen distintos tipos de elevadores para escaleras, desde los salvaescaleras con silla o plataforma, elevadores verticales para sillas de ruedas y personas con poca movilidad o ascensores domésticos que pueden comunicar diferentes plantas dentro de una vivienda particular.

Salvaescaleras con silla

Las sillas salvaescaleras son uno de los sistemas más sencillos y cómodos en su utilización para personas mayores y/o dependientes. Son sistemas de elevación que pueden instalarse en todo tipo de escaleras y que se desplazan por un raíl que permite a la persona desplazarse entre plantas con total seguridad. Es un ejemplo claro de cómo una solución sencilla puede proporcionar grandes resultados en cuanto a movilidad.

Plataformas salvaescaleras para personas con movilidad reducida

Las plataformas salvaescaleras son muy útiles para que las personas que se encuentran en silla de ruedas sean autónomas subiendo y bajando escaleras. 

Suelen ubicarse en la entrada de los edificios y de muchos negocios para mejorar su accesibilidad. En función del modelo, existen muchas plataformas salvaescaleras que se pueden plegar, por lo que liberan gran cantidad de espacio en el lugar donde se instalen. Además, su instalación es sencilla ya que se adapta tanto a escaleras rectas como curvas y a todo tipo de espacios. 

Elevadores verticales para sillas de ruedas o personas con poca movilidad

Estos elevadores verticales para minusválidos son la solución perfecta para los casos en los que las otras medidas mencionadas con anterioridad no sirven. Se utilizan para superar barreras arquitectónicas mediante un movimiento vertical que puede llegar hasta los tres metros. También pueden utilizarse en otros espacios donde las dimensiones son reducidas.

Ascensores domésticos

Para las viviendas unifamiliares, pueden ser muy útiles los ascensores domésticos, ascensores pequeños que son la opción ideal para ganar en accesibilidad en casa. Además, con este tipo de ascensores, podrás facilitar la movilidad de tu familiar mayor o dependiente a la hora de moverse entre distintas plantas de manera cómoda y segura. Por tanto, una de sus principales ventajas es sin duda la adaptabilidad a un uso particular en función de las necesidades de la vivienda.

Ventajas de los elevadores de escaleras

Las principales ventajas de los elevadores de escaleras son, sobre todo, los centrados en la seguridad de la persona mayor o dependiente ya que mejoran su independencia y evitan potenciales caídas y posteriores lesiones.
Su facilidad de uso es también otra de sus ventajas ya que son cómodos y se adaptan a la mayoría de escaleras así como a su recorrido. La instalación de estos sistemas es sencilla ya que no requieren obras ni reformas.

Si, a pesar de todo ello, necesitas además un cuidador de personas mayores o dependientes que esté disponible para tu familiar y se encargue de todos sus cuidados diarios, además de hacerle compañía, no lo dudes. Solicita ya un presupuesto gratuito de cuidadores de personas mayores y empieza a mejorar la calidad de vida de tu ser querido.

Encuentra cuidadores y servicio doméstico