Las personas mayores corren el riesgo de tener niveles más bajos de vitamina D como resultado de la disminución de la síntesis cutánea y la ingesta dietética de vitamina D. La evidencia epidemiológica indica una asociación entre los niveles bajos de vitamina D y las enfermedades asociadas con el envejecimiento como el deterioro cognitivo, la depresión, la osteoporosis, enfermedad cardiovascular, hipertensión, diabetes tipo 2, y cáncer. Se están realizando ensayos clínicos para determinar el beneficio de la suplementación con vitamina D en la prevención y el tratamiento de tales enfermedades. 

 

Se prevé que el número de personas de 65 años o más aumentará a más del doble entre 2012 y 2060. Por lo tanto, es importante comprender la relación entre la vitamina D y las enfermedades crónicas en una persona mayor y si el tratamiento de la deficiencia de vitamina D puede prevenir o mejorar estos trastornos. Este post destaca la evidencia actual sobre el papel que la vitamina D puede desempeñar en las enfermedades asociadas con el envejecimiento y también aborda la necesidad de ensayos clínicos que examinen el impacto de la vitamina D en la prevención y el tratamiento de estas enfermedades en el adulto mayor.

Envejecimiento psicológico

La evidencia sugiere que la vitamina D juega un papel crucial en el desarrollo del cerebro y el desempeño cognitivo. Se han identificado varios receptores de vitamina D en regiones del cerebro que afectan la cognición y el estado de ánimo, lo que sugiere que los niveles bajos de vitamina D pueden estar asociados con deterioro cognitivo y síntomas de depresión.

Deterioro cognitivo

El deterioro cognitivo es un problema de salud mental devastador que incluye un espectro de enfermedades, que van desde el deterioro cognitivo leve hasta las etapas avanzadas de la demencia. A medida que una persona envejece, su riesgo de deterioro cognitivo aumenta drásticamente; afecta a casi el 25% de todas las personas de 65 años o más. Hallazgos recientes sugieren que los niveles bajos de vitamina D en los adultos mayores se asocian con una mayor incidencia de deterioro cognitivo.

Mejora tus habilidades cognitivas con el consumo de vitamina D

Depresión

La depresión es un problema de salud mental incapacitante que afecta negativamente los pensamientos, acciones y sentimientos de una persona. La depresión es comúnmente experimentada por adultos mayores y ocurre con más frecuencia en mujeres que en hombres. Recientemente, se informó que en pacientes mayores de atención primaria (edad promedio 73,8 años) alrededor de una quinta parte tiene deficiencia de vitamina D. Además, las personas con deficiencia grave tenían más probabilidades de ser mayores, frágiles y tener depresión con mayor frecuencia.

Envejecimiento físico

La evidencia actual sugiere que los niveles bajos de vitamina D pueden contribuir al desarrollo de enfermedades del envejecimiento, como la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, la diabetes tipo 2 y el cáncer. En consecuencia, numerosos estudios de investigación están explorando actualmente la eficacia de los suplementos de vitamina D para prevenir y tratar las comorbilidades comunes en la población adulta mayor.

Osteoporosis

Aproximadamente 10 millones de adultos, mayores de 50 años, padecen osteoporosis y 34 millones tienen masa ósea reducida u osteopenia. Aunque la osteoporosis afecta a todos los sexos, razas y etnias, el 80% de las personas con osteoporosis son mujeres y el 20% son caucásicas. Numerosos factores aumentan el riesgo de osteoporosis de una persona, incluido el consumo inadecuado de calcio y vitamina D, inactividad, tabaquismo, edad mayor de 50 años, sexo femenino, estado menopáusico, herencia y complexión delgada.

Consecuencias de tener poca vitamina D en el organismo

Enfermedad cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en el mundo, y aproximadamente 17 millones de personas mueren anualmente en todo el mundo. El papel de la vitamina D y su impacto en el sistema cardiovascular ganó interés hace varios años debido a la evidencia epidemiológica que sugiere su efecto beneficioso sobre las enfermedades cardíacas. Un trabajo más contemporáneo ha llamado a cuestionar la eficacia de la vitamina D en los eventos cardiovasculares.

Hipertensión

La hipertensión es un factor de riesgo importante que contribuye a la enfermedad cardiovascular. El riesgo de hipertensión aumenta significativamente a medida que una persona envejece. Por tanto, la detección precoz y el tratamiento de la hipertensión es de suma importancia en los adultos mayores. Varios estudios transversales y prospectivos han propuesto una asociación entre la vitamina D y la hipertensión arterial. 

Diabetes tipo 2

La incidencia de diabetes en los adultos mayores es alarmante con casi 11 millones o el 30% de la población mayor de 65 años afectada por la diabetes en 2010. Las principales complicaciones de la diabetes incluyen enfermedades cardiovasculares, hipertensión y accidente cerebrovascular. Por lo tanto, las medidas para combatir la incidencia de diabetes y reducir la aparición de comorbilidades relacionadas con la diabetes son de suma importancia.

Función inmune

El sistema inmunológico es la defensa de nuestro cuerpo contra bacterias, virus, parásitos, hongos y cánceres dañinos. A medida que una persona envejece, su sistema inmunológico se deteriora gradualmente. Este proceso natural se conoce como inmunosenescencia. El sistema inmunológico de un adulto mayor pierde progresivamente su capacidad para combatir infecciones y desarrollar inmunidad activa después de las vacunaciones, lo que lleva a un aumento de las tasas de mortalidad de los ancianos. La vitamina D ayuda a regular las respuestas inmunitarias innatas y adaptativas a través de la diferenciación de células T (células madre) y la expresión de catelicidina, una proteína que mata organismos infecciosos, como el bacilo de la tuberculosis.

Vitamina D en personas mayores para mejorar el sistema inmune

Cáncer

La evidencia epidemiológica ha sugerido que niveles más altos de vitamina D pueden reducir el riesgo de desarrollar varios cánceres, más comúnmente, mama, próstata y colon. 

Cómo obtener más vitamina D

La vitamina D se puede obtener a través de la dieta, los suplementos y la luz solar. La vitamina D está presente de forma natural en pescados grasos como el aceite de hígado de bacalao, el pez espada y el salmón y los hongos expuestos a los rayos ultravioleta, fortificada en productos como la leche y el jugo de naranja, y disponible como vitamina Suplementos D 2 y D 3.

Es esencial la vitamina D en nuestro cuerpo, influye en la regulación del calcio y fósforo en los intestinos y huesos (osteoporosis), sensibilidad y secreción de insulina (diabetes), regulación del crecimiento celular y angiogénesis (regulación inmunológica y cáncer), expresión de renina e inhibición de la proliferación del músculo liso vascular ( hipertensión y enfermedad cardiovascular) e inflamación y formación de placa amiloide en el cerebro (deterioro cognitivo y enfermedad de Alzheimer).

Cómo obtener vitamina D

Tratamientos cuando tu cuerpo apenas tiene vitamina D

La suplementación con vitamina D es la opción de tratamiento más adecuada para la población adulta mayor. Sin una exposición adecuada a la luz solar, es casi imposible alcanzar niveles suficientes de vitamina D a partir de fuentes nutricionales y, por lo tanto, numerosos expertos han sugerido la suplementación como una alternativa segura y rentable para tratar la deficiencia de vitamina D. Es recomendable que los niños mayores de 1 año y los adultos de hasta 70 años consuman 600 UI de vitamina D al día y que los adultos mayores de 70 años consuman 800 UI de vitamina D al día.

Efectos secundarios de tomar vitamina D

Aunque la deficiencia de vitamina D se observa comúnmente en la práctica, la toxicidad de la vitamina D es muy rara. La toxicidad de la vitamina D es causada por la ingestión excesiva de suplementos de vitamina D durante un período de tiempo prolongado y no se atribuye a una exposición prolongada a la luz solar.

 

Los signos y síntomas clínicos de la toxicidad por vitamina D son a menudo vagos, como falta de apetito, pérdida de peso, aumento de la micción y arritmias. Además, los altos niveles de vitamina D durante períodos prolongados se han atribuido a la hipercalcemia y la hiperfosfatemia y, posteriormente, al daño cardiovascular y renal. Por lo tanto, los pacientes que están siendo tratados por deficiencia de vitamina D con altas dosis de suplementos de vitamina D durante un período prolongado deben tener sus valores de laboratorio monitoreados de cerca.

Cuidadoras de Helpycare

Las cuidadoras de Helpycare son conscientes de las responsabilidades que conlleva cuidar a una persona mayor querida por sus familiares y disponen de la actitud necesaria para llevar a cabo cualquier tipo de cuidado. Ellas se encargarían de que se cumpla todo lo acordado, de que todo está en perfecto orden para la tranquilidad del anciano y de la familia.

 

Para obtener más información sobre cómo Helpycare puede ayudarte tanto a ti como a tus seres queridos mayores a vivir felices y seguros en su hogar, comunícate con nuestro personal de confianza hoy mismo.

 

Ya son más de 3.000 familias satisfechas con nuestro trabajo y queremos seguir apoyando a las familias que lo necesiten a través de nuestras cuidadoras expertas en este tipo de cuidados tan necesarios hoy en día. Nuestra red de más de 800 profesionales con más de 80.000 horas a las espaldas es la mejor solución para tu hogar y para ellos. Pide tu presupuesto gratis y sin ningún tipo de compromiso.

BUSCO CUIDADORA