Superado los 65 años, las probabilidades de que necesite cuidados de larga duración son del 50%. Si preguntáramos a una persona mayor cuáles son sus preocupaciones más importantes, probablemente no dirán que quieren seguir siendo independientes, mantener una buena salud, recibir una atención sanitaria adecuada, tener suficiente dinero para las necesidades cotidianas y no sobrepasar los bienes e ingresos. Por el contrario, la naturaleza humana no se preocupa por un acontecimiento hasta que se produce, esto hace que lo anterior no ocupe un lugar destacado en la lista de preocupaciones.

Lo cierto es que la asistencia para el cuidado es y será una preocupación de todos al llegar a una edad avanzada y debemos tener un plan de acción para que en ese momento de necesidad propia y de algún ser querido, logremos actuar oportunamente. En este post contaremos cuatro pasos fundamentales para hacer un plan a largo plazo para el cuidado de un ser dependiente:

Lo primero que debe hacer es evaluar su situación financiera. Reunir sus finanzas le ayudará a hacerse una idea clara de lo que tiene a su disposición, por ejemplo, tenga en cuenta los ingresos mensuales y anuales, las primas de los seguros y otros gastos mensuales, los bienes inmuebles en propiedad y demás ingresos que pueda tener. Al tener claros sus ingresos y egresos, podrá comenzar a proyectar un ahorro o un estilo de financiación y evaluar el estilo de vida que estará a su alcance.

Paso 2: reúnase con asesores profesionales

Es importante asesorarse con profesionales: consulte un abogado de la tercera edad que le ayude a preparar sus documentos legales; consulte a su médico para recibir información sobre el nivel adecuado de atención; consulte un psicólogo para recibir orientación necesaria para realizar  la transición a una vida dependiente o asistida; entre otros profesionales que dependiendo de sus necesidades podrán variar.

Paso 3: tómese el tiempo necesario para planificar y buscar personal de confianza

Varios estudios en personas mayores han demostrado que envejecer en casa logra ofrecer una mayor calidad de vida. Una gran opción a tener en cuenta para nuestros ancianos y dependientes son los cuidadores en casa, internos o externos. Para encontrar a la persona adecuada que trabaje como cuidador en casa, liste las características que el ayudante debe tener, por ejemplo, el sexo, la edad, las horas de cuidado, las actividades que necesitarían que realizara, incluso aquellas cosas que pueden hacer que una persona ajena a la familia sea más aceptable para la persona que necesita cuidados.

Una vez tenga claras las necesidades de cuidado, empresas como Helpycare podrán ofrecerle un presupuesto totalmente gratis con las características del servicio que usted necesita.

personas mayores en viviendas seguras

Paso 4: Asegure a su cuidador en casa

Dado que el cuidado de personas es un trabajo físicamente exigente que a veces puede dañar al cuidador, asegúrese de que la empresa prestadora de servicio tiene licencia, fianza y seguro. También debe consultar con su propia aseguradora si necesita hacer cambios en la cobertura de su casa o coche. Por ejemplo, la mayoría de los asistentes tienen sus propios coches para llevar a su ser querido de un lado a otro, pero si un asistente va a utilizar tu vehículo, tendrá que añadirlo a su póliza.

Si tiene dudas sobre como realizar el plan a largo plazo para el cuidado de un ser dependiente, en Helpycare encontrará un equipo de profesionales en el cuidado en casa de personas mayores. Si dentro de su plan incluye un cuidador en casa que le brinde la tranquilidad que necesita y el cuidado profesional necesario para la persona mayor, solicite ahora su presupuesto personalizado, acorde a sus necesidades y requerimientos y le asignaremos una coordinadora que responda a las necesidades y preguntas de su ser querido.

pedir presupuesto gratis