Denominamos demencia a una pérdida cerebral que ocurre a causa  de ciertas enfermedades, normalmente a personas de edad avanzada, siendo poco frecuente en personas menores a 60 años. Afecta a la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento.

La mayoría de tipos de demencia son irreversibles y degenerativos. Los más comunes son, el que desemboca en alzheimer,  la demencia vascular (no llega suficiente flujo sanguíneo al cerebro) y los cuerpos de Lerry (estructuras proteínica anormales en ciertas zonas del cerebro).

 

Otras más leves pueden paliarse si se cogen a tiempo, por ejemplo, algunas lesiones cerebrales, tumores, el abuso del alcohol, cambio de niveles de azúcar, calcio y sodio en sangre, niveles bajos de vitamina b12, hidrocefalia normotensiva, uso de ciertos medicamentos (cimetidina o algunos para controlar el colesterol) ,infecciones del cerebro, etc.

 

Los síntomas influyen en numerosas áreas, afectando al lenguaje, el comportamiento o personalidad, la memoria, percepción, pensamiento y juicio…

 

Uno de los primeros síntomas es el deterioro cognitivo. Se sufre ligeros problemas con el pensamiento y la memoria pero muchas veces no interfieren con las actividades cotidianas. No es una regla que todas las personas que lo sufren tengan después demencia.

Demencia en personas mayores

Algunos de los primeros síntomas de la demencia son:

  • Dificultad para realizar tareas que exigen pensar un poco y que antes solían ser fáciles. 
  • Perderse en rutas familiares
  • Problemas con el lenguaje, no recordar nombres de objetos cotidianos o que te cueste más encontrar las palabras a usar. 
  • Estado anímico indiferente. Perder interés en cosas que antes se disfrutaban
  • Perder cosas
  • Cambios de personalidad y pérdida de habilidades sociales. (incluso modales de educación, etc.)

A medida que el estado de demencia avanza suelen presentarse más síntomas, algunos interfieren con la capacidad de cuidarse a uno mismo: 

  • Cambios en los patrones de sueño, despertarse con frecuencia en la noche
  • Dificultad a la hora de llevar a cabo tareas sencillas, como preparar comidas, escoger ropa apropiada, conducir…
  • Olvidar detalles de hechos de actualidad
  • Perder la noción de uno mismo u olvidar acontecimientos de nuestra propia vida.
  • Tener alucinaciones, discusiones, comportamientos violentos.
  • Tener delirios, depresión o agitación
  • dificultad para leer o escribir
  • Falta de juicio y pérdida de la capacidad de reconocer el peligro
  • Presentarse confuso al hablar, usar palabras erróneas, no pronunciar palabras correctamente. 
  • Retraerse del contacto social

Por último, cuando la demencia se transforma en un problema más grave, reconocemos los síntomas en personas que: 

  • Sufren incapacidad para llevar a cabo actividades como comer, vestirse, bañarse
  • No reconocen a personas de su  entorno
  • Les cuesta entender el lenguaje cotidiano

Otros síntomas que pueden aparecer es que la persona tenga dificultades para tragar o que  no pueda controlar las deposiciones o la micción.

La demencia en personas mayores

Los casos de demencia en personas mayores están aumentando, de hecho, se pronostica que de aquí al año 2050 la cantidad de ancianos que no pueden valerse por sí mismos se multiplique por cuatro en los países en desarrollo.

En Helpycare garantizamos la mejor atención profesional y personalizada. Nuestros cuidadores miman y cuidan a las personas mayores teniendo en cuenta sus necesidades, de atención y cariño, de aseo e higiene, tareas domésticas, hacer recados. También se asegurarán de mantenerlos activos física y mentalmente para evitar las consecuencias del sedentarismo en la tercera edad. 

BUSCO CUIDADOR