El cuidado de la salud para personas mayores siempre es un desafío debido al envejecimiento. A medida que un individuo avanza lentamente hacia la vejez, debe cuidar la ingesta dietética durante todo el año. Pero la temporada de invierno requiere una precaución adicional. Las temperatura bajas y la escasez de luz solar durante días pueden traer consigo peligros de fiebre alta, resfriado, gripe y otros trastornos, cualquiera de los cuales puede ser fatal durante la vejez.

 

Si estás acostumbrado al cuidado de personas mayores, debes saber por qué los inviernos son las épocas más duras del año. Las personas mayores deben tener un horario dietético adecuado y equilibrado para preparar su sistema inmunológico para los desafíos debido al cambio de estación. En la temporada de invierno, los ancianos tienden a perder el apetito, no tienen ganas de moverse y son reacios a comer algo. En tal situación, tenga en cuenta los siguientes consejos para asegurarse de que se mantengan saludables y tengas éxito en tus esfuerzos de cuidado de invierno. ¡Anota!

1. Aprovechar las hortalizas o verduras de raíz

El invierno es la temporada alta para las hortalizas de raíz, consideradas algunas de las verduras más ricas en nutrientes que puedes comer. Patatas, rábanos, remolacha y zanahorias son solo algunos de los tubérculos disponibles desde el otoño hasta la primavera que son fáciles de cocinar y que tienen un gran impacto nutricional. Las hortalizas de raíz son ricas en vitaminas A, B y C, además de hierro. Además, tienen un alto contenido de fibra y carbohidratos de combustión lenta, por lo que permanecerá satisfecho por más tiempo después de una comida.

2. Abastecerse con cítricos

Las naranjas, pomelos, piñas y todos los demás cítricos están en temporada durante los meses de invierno, por lo que a menudo puedes encontrar cítricos de la mejor calidad a los mejores precios. Con un alto contenido de vitamina C, los cítricos son una gran adición a las dietas de invierno para personas mayores, para ayudarlo a mantener a raya el frío y la gripe.

alimentacion invierno ancianos

3. Ácidos grasos Omega 3

La próxima vez que visites el supermercado, considera agregar nueces, aguacates y semillas de lino a tu carrito. Estos alimentos están llenos de ácidos grasos Omega 3, conocidos por reducir la inflamación y ayudar a frenar las enfermedades cardíacas, la artritis en ancianos e incluso el cáncer. Las semillas de lino se pueden triturar en un procesador de alimentos o con un mortero y luego agregarse a los cereales, yogur e incluso ensaladas.

4. Incluye vegetales de hojas verdes oscuras

Los meses de invierno son un buen momento para agregar a tu dieta más verduras de hojas oscuras con alto contenido de vitaminas y antioxidantes. Incluye espinacas, brócoli o acelgas en tus comidas para obtener más fibra y abastecerte de verduras verdes al tener disponibles muchas selecciones congeladas o enlatadas.

5. Menos luz solar, más alimentos ricos en vitamina D

Nuestra principal fuente de vitamina D es la luz solar. Durante los meses de invierno, los nutricionistas recomiendan que las personas mayores agreguen más alimentos ricos en vitamina D a su dieta, como yemas de huevo, mariscos, granos saludables y leche fortificada con vitamina D.

6. Ensalada simple de remolacha, zanahorias, espinacas y quinoa

¿Buscas una ensalada de invierno que sea nutritiva y sencilla de preparar? Esta receta de ensalada de remolacha, zanahoria, espinaca y quinoa está llena de ingredientes ricos en nutrientes para mantenerte saludable durante los meses más fríos. Las remolachas, las zanahorias y las espinacas son una gran fuente de vitamina A, las nueces son ricas en ácidos grasos omega 3 y la quinoa es rica en fibra, magnesio y calcio. Cúbrelo con salmón a la parrilla o pollo para obtener más proteínas o agrega queso de cabra o queso feta para un poco de decadencia.

alimentacion saludable en invierno para personas mayores

7. Comida, familia, amistad: cuidado de personas mayores para un invierno cálido y maravilloso

Durante los meses fríos y durante todo el año, Helpycare está aquí para ayudar a ofrecer a las personas mayores el apoyo que necesitan, al tiempo que les brinda a los cuidadores familiares el respiro que merecen.

 

En Helpycare, hacemos de la comida y la hora de las comidas una piedra angular de la atención que ofrecemos. Durante los meses más fríos del año, un acompañante cuidador puede ayudar a intervenir y mantener a tu ser querido mayor de muchas maneras diferentes, desde compartir comidas, ayudar con las compras y otros mandados, hasta desempeñar servicios de cocina y preparación de alimentos.

 

Nuestros compañeros no ven cocinar y hacer las compras para nuestros clientes como una tarea, sino como un privilegio. Reconocemos que hacer listas de la compra, planificar menús y compartir una comida presenta una oportunidad increíble para conectarse con las personas mayores y ayudar a enriquecer verdaderamente sus vidas.

 

Cuando nuestros cuidadores cocinan y comparten comidas con ellos, hablan sobre su día, comparten historias y, lo más importante, forjan un vínculo significativo. A menudo escuchamos que estas comidas compartidas se vuelven lo más destacado no solo para nuestros clientes, sino también para nuestros cuidadores.

 

Nuestros cuidadores capacitados profesionalmente y unidos ofrecen horarios flexibles y planes de atención personalizados, diseñados para ayudar a satisfacer las necesidades de cada uno de nuestros clientes mayores y sus familias. Si tienes un ser querido que podría necesitar ayuda con la preparación de la comida, o simplemente un compañero que les ayude a aprovechar al máximo el clima invernal, nos encantaría estar allí para ti.

Desde Helpycare le aseguramos esa correcta atención, confianza y profesionalidad que el anciano y su entorno necesitan. Ya son más de 3730 familias las que están satisfechas con el servicio de asistencia domiciliaria para personas mayores que realizamos. Pide tu presupuesto, sin compromiso y totalmente gratis.

BUSCO CUIDADORA