El baño del bebé es esencial además de por higiene y bienestar del bebé también ayuda a fortalecer vínculos afectivos entre él y los padres. Te contamos cómo bañar a tu bebé, cómo hacerlo si es su primer baño, qué pasos seguir y cuando es el mejor momento para hacerlo.

Esta tarea es sencilla siempre que se realice de forma adecuada, y resulta muy placentera, tanto para el bebé como para los papás.

Preparar el primer baño del bebé

  1. En primer lugar, debemos elegir un lugar de la casa que esté alejado de cualquier corriente de aire, por lo que el cuarto de baño es una buena opción, ya que nos permite poder vaciar la bañera del bebé fácilmente. En cualquier caso tenemos que asegurarnos que la temperatura ambiente sea de entre 22 y 25 grados.
  2. Debemos tener preparados de antemano todos los elementos necesarios para el baño, como jabón neutro, esponja, toalla, lociones y cremas o el pañal, para no tener que dejar solo al bebé en ningún momento.
  3. Llenamos la bañera a una temperatura de entre 34 y 37 grados (medidos preferiblemente con termómetro, si no comprobando la temperatura introduciendo nuestro codo en la bañera) procurando que no sea menor para que el bebé no se enfríe. Durante los primeros días, los pediatras recomiendan no utilizar jabón, ya que elimina la capa de grasa de la piel del bebé.
  4. Se debe lavar al bebé todos los días salvo que nos hayan indicado lo contrario. No pasa nada por saltarse alguno. Es recomendable lavarle siempre a la misma hora  al final del día, relaja al bebé y le ayuda a conciliar el sueño.
  5. El baño del bebé es recomendable que no dure más de tres o cuatro minutos en un principio. Más adelante, el baño podrá alargarse a diez minutos después de los tres primeros meses, incluso a quince pasados los seis meses. Si estáis en verano y el día es caluroso se puede alargar el baño, siempre asegurándote de que el agua no se enfríe. 
  6. Una vez finalizado el baño debemos utilizar alguna loción específica para hidratar la piel del bebé, y terminar la tarea dando un masaje utilizando aceites naturales. 
cómo bañar a tu bebé

Pasos a la hora de bañar al bebé

En primer lugar, hay que sumergir al pequeño en el agua. Una vez en el agua, le lavaremos la cabeza, la espalda y el resto del cuerpo. Para finalizar, lo secaremos con mucho cuidado.

  1. Sumerge al bebé en la bañera con delicadeza.  Apoyamos su cabeza en el hueco de nuestro brazo flexionado, sosteniendo a un mismo tiempo la parte exterior de su hombro con la mano. Pasamos el otro brazo por debajo de sus nalgas y le sujetamos por un muslo. Sumergimos al bebé en el agua, empezando por los pies.
  2. Lavamos su cabeza. El momento de lavar la cabeza no suele agradar mucho a los bebés. Te recomendamos que mantengas al pequeño en posición horizontal, apoyando la cabeza en el hueco de nuestro brazo. Después, enjabonémosle la cabeza con mucha delicadeza.
  3. Lavamos su espalda y el resto del cuerpo. Lavamos el resto del cuerpo con una esponja natural. Limpiémosle con mucho cuidado todos los “plieguecitos” de su cuerpo. Es muy importante que no realicemos en el ag​ua movimientos bruscos con el niño, que podría asustarse y ponerse a​ l​lorar. Para lavarle la espalda, cojamos al niño por la parte exterior de su hombro, pasando nuestro brazo por delante de su pecho. 
  4. Secamos al bebé después del baño. Por último, sacamos al bebé de la bañera con mucho cuidado. Después, tendemos al niño sobre el cambiador y le envolvemos en una toalla, que también utilizaremos para secar el interior de los pliegues de su piel.
Pasos para bañar a tu bebé

Consejos adicionales

  • Báñale si puede ser siempre a la misma hora y antes de cenar, sobre las 8, así el bebé podrá conciliar más fácilmente el sueño.
  • Asegúrate que la temperatura del agua este entre los 37 y 38º (medidos con termómetro, otro truco es sumergir el codo en el agua)
  • Introduce al bebé de forma gradual empezando por los pies.
  • Sujeta al pequeño firmemente; la espalda y la cabeza se deben apoyar en el antebrazo izquierdo de la madre, que al mismo tiempo le sujetará el brazo y el hombro con la mano. Así, se le podrá lavar fácilmente.
  • Escoge productos limpiadores específicos para niños, que tengan un PH de 5,5 aproximádamente, o los limpiadores sin jabón.
  • Si el bebé pudiera tener reacciones alérgicas es preferible usar aceites de baño además de proporcionar luego una loción hidratante.
  • Usa una esponja natural, para la cara ayúdate de gasitas o toallitas humedecidas indicadas para bebés.
  • Si lavamos su pelo, recomendable una o dos veces a la semana debe hacerse con un champú específico antiséptico con un PH de 5,5.
  • Una vez finalizado el baño seca muy bien al bebé con una toalla, sin frotar.

Además de la higiene del bebé, el momento del baño fortalece el vínculo entre el bebé y los padres, permite experiencias sensitivas, estimula su desarrollo psicomotor y sirve como elemento de juego, por lo que es una tarea que debemos realizar con calma y alegría.

En muchas ocasiones el trabajo ocupa mucha parte de nuestra vida y compaginarlo con la pareja y el bebé puede resultar complicado. Si no dispones de tiempo para cuidar de tu bebé confía en los profesionales de Helpycare, te ayudarán en todo lo que necesites. Nuestros cuidadores tienen años de experiencia cuidando a los más pequeños, por lo tanto, le darán a tu bebé toda la atención y los cuidados diarios que necesite. 

BUSCO CUIDADORA